El levantamiento de paredes y muros es una tarea fácil si la hace un experto, pero si es tu primera vez puede resultar algo abrumador y complicado. Es un trabajo que requiere tiempo, tener los elementos necesarios y una buena técnica para un acabado funcional. Dicho esto lo recomendable es que hagas una planificación minuciosa de cómo levantar una pared, para que todo se adapte tanto a tu proyecto, como a las condiciones de la superficie donde la construirás.

Busca los materiales

Es importante tener en cuenta el tipo de bloque que usarás, los bloques de concreto vienen en diferentes presentaciones. Por lo general se usa la medida estándar de 20 centímetros, pero podrás conseguir bloques medios, esquineros y dobles. Además de los bloques debes conseguir arena, mortero o cemento y agua. La cantidad de cada uno dependerá del tamaño de tu proyecto. Recuerda contar con las herramientas necesarias, nivel, palustre, cuerda, plomada, guantes.

Importante

Antes de comenzar el trabajo se debe tener hecho los cimientos donde descansarán los bloques, lo ideal es que estos sean del doble de ancho y profundo que el bloque, es decir,  si usamos bloques de 20 centímetros el cimiento debe ser de al menos 40 centímetros de ancho, esto aportará estabilidad a la pared que levantaremos.

Levantando bloques

Ya con los cimientos listos y  los materiales y herramientas a la mano, el siguiente paso es levantar o armar nuestra pared, para ello es necesario replantear el nivel y la posición del bloque, esto lo logramos ayudándonos de listones de madera y una cuerda que servirán de guía para cada hilera de bloques. Listo en esto nos enfocamos y así sabremos cómo levantar una  pared y su proceso paso a paso.

Así pues, prepara la mezcla para pegar los bloques, dos medidas de arena por una de cemento o mortero serán suficientes para una buena resistencia del concreto, agrega agua hasta lograr que esta sea suave, pero ten cuidado, si te pasas con el agua la mezcla no soportará el peso del bloque. Es importante que el mortero resista el peso ya que así evitaremos fisuras en las paredes.

Coloca una capa de mortero sobre el cimiento calculando un grosor de dos a tres centímetros, luego pon sobre esta un bloque entero (lo recomendable es presentar los bloques antes de pegarlos para saber cuántos se irán por cada hilera) con la ayuda de la plomada, rectifica su posición y de ser necesario usa el nivel de gota. Repite el paso del lado opuesto y pega la primera tanta de bloques uno junto al otro dejando una brecha del mismo grosor de la capa base.

En la siguiente línea de bloques traba el conjunto, es decir, si comenzaste en la primera con un bloque entero la siguiente debe arrancar con uno medio, esto aportará rigidez y estabilidad a la pared, recuerda siempre aplomar los bloques, este paso garantiza que la pared quede en perfecta posición vertical. El uso de la cuerda ayudará en mantener la línea, súbela cada vez que termines una fila.

La altura promedio de una pared es de 2.40 metros, aunque puedes buscar información en tu comunidad sobre las normas y regulaciones en materia de construcción para de ese modo evitar ser sancionado por el ayuntamiento o las autoridades que rigen la materia urbana. Más información en: Light Industrial Construction.

Autor: Elar23canet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies