Los obeliscos son monumentos históricos en forma de pilar, su nombre viene del idioma griego, su traducción significa agujas, por su característica forma. El primer obelisco conocido data en los tiempos de Userkaf, faraón perteneciente a la V dinastía de Egipto, sin embargo, no hay información de cómo fueron construidos en dicha época.

Existen múltiples obeliscos alrededor de todo el mundo sin embargo podemos dividirlos en dos grupos, el primero, los obeliscos más conocidos del antiguo Egipto, se encuentran desde Egipto, Estados Unidos, Francia, Italia, Israel, Turquía, el Vaticano, hasta el Reino Unido.

Uno de los antiguos obeliscos más grandes es el obelisco de Aksum con 24 metros de altura, pertenecía originalmente de Axum, fue capturado por Italia al finalizar la invasión Italiana de etiopía, sin embargo, el gobierno italiano en el año 2003 decidió aceptar la petición de devolver dicho obelisco de vuelta a Axum.

Obeliscos de la edad contemporánea

Hoy en día, o mejor dicho en los últimos siglos la creación de obeliscos han sido de naturaleza conmemorativa, aún conservan su la dimensión tradicional de los antiguos obeliscos, alguno de los más reconocidos en la edad contemporánea son los siguientes:

Obelisco de Buenos Aires: con 71 metros de altura, este monumento se creó para celebrar el aniversario número 400 de la ciudad, se encuentra en la Plaza de la Republica de Buenos Aires” y su diseño fue obra del arquitecto Alberto Prebish.

Obelisco Washington D. C.: Se inauguró en 1888 para conmemorar a George Washington por ser el primer presidente de Estados Unidos de América. Su estructura está hecha de granito, mármol, arenisca y cuenta con increíbles 170 metros de altura.

Obelisco Millenium: ubicado en La Coruña – España, fue construido en el año 2000 en el paseo marítimo de la Coruña, con 46 metros de altura y con una hermosa iluminación de inicio a fin este monumento nació para conmemorar el nuevo siglo XXI.